Entradas

Juan Villoro, escritor mexicano.

Imagen
Me gusta Juan Villoro, escritor mexicano. Lo que de él he leído me parece admirable, lo que sobre él leo es siempre interesante, y escucharle hablar con su acento cadencioso y su léxico amplio y rico, es una delicia como pocas, es cautivador. Juan Villoro está ahora de promoción con su último libro, La figura del Mundo, en que habla de su padre. Leer este tipo de obras en que se mezcla la reflexión con la memoria, y especialmente con la memoria emocional,  es un ejercicio de empatía en que se acompañas al autor por un camino en que todo te recuerda a "paisajes" propios y experiencias vividas en primera persona pero que, por formar parte de la intimidad y del recuerdo de otro, es sin embargo esencialmente ajeno a uno. Empatizas sí y eso nos hace humanos que es lo mejor que se puede decir de un libro. Hay un par de momentos que me resultan muy enriquecedores de esta última obra. De niño, Juan, veía a su padre, tumbado en el sofá; un padre al que en ese momento no se le debía mo

Las Torres de Bois Maury

Imagen
España es de los países en que mejor se edita, pero en ocasiones me gusta comprar libros en otros idiomas para disfrutar de otras formas de hacer las cosas. No hace mucho compre un recopilatorio en francés, de Las Torres de Bois Maury editado en blanco y negro, un hermoso todo en tapa dura que imite viejos códices medievales. El 90 % es el dibujo tan como fue pensado, sin el aditamento del color que a veces mejora esta obra y otra la oculta en unos tonos desafortunados, El Blanco y negro no es lo que mas me gusta pero sí reconozco que mejora la forma de apreciar el dibujo especialmente cuando fue pensado de esta manera Mi biblioteca, compuesta de cómics, libros y enciclopedias es parte de mi, nació de la fusión de la de mi esposa y de la mía y ha recibido muchas aportaciones de amigos y familiares, junto a compras y rescates. Os pongo unas imágenes que quizá muestren aunque parcialmente la calidad de esta obra:

Historia de un editor

Imagen
  Tengo en mi manos un veterano ejemplar de la novela Olver Twist  de Charles Dickens. Es un ejemplar editado en Inglaterra en el siglo XIX y muy bien conservado. Busco entre sus páginas dónde puede venir la fecha de impresión y no lo encuentro, pero manuscrito en tinta de pluma aparece el nombre de quien debió de ser su primer comprador con hermosa caligrafía "E. Luicolu 1894" El editor, según la portada fue don Richard Edward King  con domicilio en 88, Cutain Road E.C. Como de E. Luicolu no logro información pruebo mejor fortuna con el nombre del editor e impresor y descubro que por consejo de su abogado en 1898 empezó a editar a través de una sociedad limitada, lo que me induce a pensar que efectivamente mi ejemplar es al menos de 1894 y en todo caso de antes de 1898. Richar Edward King tuvo una historia algo trágica, sí sé que todo el mundo la tiene, pero no a todos los condenan a 15 meses de trabajos forzados.  "El preso confesó haber sido condenado en este Tribunal

Encogerse de hombros

  Me siento a la mesa en una comida de amigos y alguien me pregunta que si me p a rece mejor la re p úbl i ca o la monarquía, y yo le miro y me encojo de hombros ; es u n gesto muy m í o, una actitud de expresar que no sé p o rqu é tengo que opinar de todo; podría decirle que la forma pol í tica de España no es la monarqu í a si n o la democracia pero sería un debate est é ril puramente nominal y aprior í stico. Yo realmente estoy a otra cosa, me motivan mis libros, mis laminas, mis ár b oles, mis gatos , y por el contrario me aburren los reyes y  las princesas sean hereditarios o aupados por la mitad más una de las urnas .     Enciendo la tele y veo a Narciso enamorado deshojando la Margarita, “ venga, vale que me quedo ” , dice finalmente él, y yo apagó la imagen, es que no me interesa , ni para bueno ni para malo, estoy a otra cosa, en que mi cliente me pague, en que el Ju z gado me señale fecha, en que la notaría me responda algo, y sobre todo en que mi móvil tenga

Rosebud

Imagen
Orson Welles es un director sobrevalorado ; se habla de él con admiración, pero se ve poco su cine; es como esas personas tan inten s as a las que da pereza llamar o quedar con ellas , y sin embargo la idea central de Ciudadano Kane es genial, es icónica: rosebud . La palabra que nadie logra descifrar y que es conde el secreto de lo que motivaba en su vida al protagonista, ese secreto insondable que logra escapar a los curiosos. En mi vida no hay un rosebud que yo tenga identificado pero si hay recuerdos que me pers i guen porque muestran que nada dura. Las personas pasan, los objetos desaparecen , y hasta las propiedades se venden y pasan a terceros.     De mi infancia apenas hay fotos, mi vista era especialmente mala y si unas gafas se rompían como castigo se dilataba extrañamente el momento de hacer unas nuevas.... Puede decirse que los recuerdos de mi infancia son  una bruma oscura , y una sensación de ir a tientas .     Por eso en mercadillos o tiendas a veces encuent